La mecca del vinilo cierra sus puertas




A pesar que la música en vinilo sobrevive, el tiempo no deja de implacar su fuerza hacia este formato de sonido.

La reconocida tienda de vinilos Fat Beats baja las santamarías de sus dos establecimientos en New York y Los Angeles.

La compañía, decide cerrar la tienda por bajas en las ventas de discos. A pesar de que Fat Beats seguía vendiendo discos, el nivel de clientes y seguidores ha ido en picada de forma inevitable.

Sin embargo, la tienda seguirá vendiendo vinilos exclusivamente por internet, hecho que para el presidente de Fat Beats, Joe Abajian, es un buen medio de distribución, pero eso no quiere decir que sea primordial la existencia de tiendas minoristas e independiente de música.

"Éste es el comienzo de una nueva era para Fat Beats. Nos estamos adaptando para satisfacer las necesidades de nuestra audiencia con renovación y mejora de nuestros sistemas existentes. El sitio, que aun muestra todas las existencias disponibles en nuestras tiendas, sigue sirviendo muy bien, todavia estamos explorando opcioones alternativas para lugares de venta en el futuro. Nos sentimos orgullosos de nuestro legado y continuaremos reinventandonos, por ahora nos vemos en fatbeats.com", dijo el representante de la empresa en un anuncio por internet.

Las tiendas en New York y Los Angeles cerrarán los días 4 y 8 de septiembre, respectivamente. Se estima una fiesta de clausura con Dj´s y raperos conocidos en el movimiento para celebrar una etapa importante en la historia del Hip-Hop.

Para los que no saben, la tienda Fat Beats abrió sus puertas en 1994, el cual se convirtió en un importante proveedor de discos y un lugar de referencia en la comunidad Hip-Hop. Cualquier Vinyl Junkie que se encontraba de paso en New York y Los Angeles, podía adentrarse a Fat Beats para conseguir lo mejor en un espacio tan sencillo que mantenía viva la esencia del Hip-Hop en formatos clásicos del vinilo.

Links pertinentes: https://fatbeats.com/catalog/



Escrito por: Thickballah

-PUNCHLINNAZ-Every joke's got one.

Comentarios