Kendrick Lamar - To Pimp a Butterfly



Mientras muchos artistas buscan destruir, desintegrar, desunir, Kendrick Lamar con su segunda producción musical, pareciera que tuviera un objetivo muy claro, unir lo poco que queda por unir.

Con el anunció de un nuevo disco, y contando con el sobresaliente Good Kid, M.A.A.D City del 2012, el diamante en bruto de se enfrentaba ante la difícil tarea de superar a su predecesor.

Quiero aclarar que en esta reseña, tratare de ubicarme con mayor ahínco dentro de ella, más que en las otras que he realizado, dada la impresión que nuevamente Kendrick establece en el oído e imaginario colectivo actual.

Una cosa que te han enseñado en periodismo es tratar de ser lo más objetivo posible, sin incluirse como un personaje en lo que se escribe, a menos que se trate de una crónica, reseña, que por su naturaleza de géneros híbridos requiere que el escritor sea un personaje más, pero con sus límites por supuesto. Sin embargo, hago una excepción esta vez por el producto final.

Ahora vamos con lo que nos interesa, el nuevo disco de Kendrick. No es falso decir que, en su momento, escuche Good Kid, M.A.A.D City insistentemente por muchísimo tiempo, y si quieren consulten con más de una persona con que he compartido desde que salió, quienes en más de una oportunidad me agradecieron escucharlo, y en otras mostraron su antipatía ante la repetición continua.

Escucharlo una y otra vez producía algo que pocos discos han hecho en mi, que es ese descubrir en cada una de las oportunidades que lo oigo, algo nuevo, algo que me sorprende y siempre parece un producto mejor que la vez anterior.

Ahora con To Pimp a Butterfly, Kendrick apuesta por reflejar su visión de su transitar prematuro por la ciudad y sus alrededores que ha visto nacer a algunos de los mejores representantes del genero. Sigue epadrinado por Dr. Dre, una especie de mago del genero que supo ver el brillo que produciría Kendrick y lo llevaría bajo sus brazos, de los cuales se alzaría al igual que hiciera Eminem, y sobre saldría por sí solo, sin olvidar de donde venia todo, reflejado en todo el disco de la maneta más honesta y sincera posible.

Kendrick ve el futuro, ve una ciudad, y un país en la vía de desintegrarse por las mismas vicisitudes que originaron la lucha por el resarcir de los derechos civiles, donde sus protagonistas, sus hijos, sus nietos, y toda herencia pareciera que no ha aprendido nada, ocurriendo así los mismos errores, y se ve desde Ferguson hasta New York.


Capaz él sea muy joven para entender del todo esto, sin embargo toma esa ruta del rap consiente y tal cual un emisario de paz, busca realzar los valores de unas comunidades atrapadas, restringidas y con el poder de las letras, caracterizado con una voz fuerte que se apoya de emisarios históricos de peso como Mandela y Tupac.

Producido por Dr. Dre, Anthony "Top Dawg" Tiffith, Boi-1da, Dave Free, Flying Lotus, KOZ, Knxwledge, Larrance Dopson, LoveDragon, Pharrell Williams, Rahki, Ronald 'Flippa' Colson, Sounwave, Tae Beast, Taz Arnold, Terrace Martin, Thundercat, Tommy Black, Willie B, Whoarei, en To Pimp a Butterfly Kendrick apuesta por una propuesta con una esencia más funk, con mayor ahínco en notas versadas en jazz, transmitido con la credibilidad de ese sonido prodigioso de aquellos que respaldan el producto.

Kendrick juega con mayor potencia lirica, describiendo con paisajes poéticos el sombrío ambiente del presente, iluminando un futuro, su futuro, con las pausas entre canciones mientras habla tal cual un reverendo proclamando un mejor mañana sin hacer en el fanatismo musical.

To Pimp a Butterfly culmina con una ficticia entrevista a Tupac donde pide mantener la sanidad en un momento determinante de la historia, mientras, en sus palabras, y las de Mandela cierran un álbum épico y clásico en toda su expresión.

Kendrick Lamar - i (Official Video)



Kendrick Lamar - The Blacker The Berry



Escrito por: Pablo Luis Duarte

Twitter: @pabludu

-PUNCHLINNAZ- Every joke's got one.

Comentarios