Kamasi Washington – The Epic


Asignar un nombre a una obra artística siempre es una de las tareas más difíciles dentro del proceso de la creación. Lo básico es que de alguna manera, el título represente el significado de la obra… vale la pena destacar que en pocas oportunidades esto se cumple con cabalidad.

Cumplir con este requisito es la principal determinación del disco The Epic del saxofonista Kamasi Washington, quien nos ofrece un trabajo lleno de recursos extraordinarios que le da mayor poder al uso de la palabra.

Washington, es conocido por sus trabajos en producciones de Kendrick Lamar, Flying Lotus, entre otros artistas, quienes han venido confiando en su virtuosismo para proveer temas compuestos por paletas que construyen clímax que evocan a los grandes maestros.

En The Epic, Washington presenta en 3 discos el producto de una orquestación detallista que recuerda el trabajo de grandes del instrumento como John Coltrane con las bases experimentales de un Miles Davis, sin perder el toque original que aporta en los casi 172 minutos del disco.

Cada canción es esgrimida con mucha pasión, volviendo a uno de los temas principales del disco, ese resultado de la camaradería que producen la conjunción de un líder de banda como Washington y los otros miembros, amigos, profesionales de este género y otros más que vinculados cada uno por su lado a proyectos exitosos como el caso de Thundercat, demuestran en The Epic esas largas horas de ensayos que mantienen juntos, en una proyección armónica, y coral, de gran envergadura.

Las escalas están basadas en arquitecturas detallistas, emotivas, y que en crecimientos recuerdan las labores de los grandes constructores del jazz, a quienes Washington no elude, más bien, enaltece creciéndose inclusive como gran voz dentro del género.

La labor de Washington es ensalzada por los solos provistos por cada uno de los integrantes del conjunto (Miles Mosley, Ronald Bruner, Jr., Tony Austin, Thundercat, Brandon Coleman, Dwight Trible, Patrice Quinn, Leon Mobley, Cameron Graves, Ryan Porter y  Igmar Thomas), quienes destacan con momentos originales, poderosos, que sin duda hacen pasajera la escucha de la totalidad del disco.

Aunque cada uno tiene su tiempo para destacar, Washington es sin duda el protagonista, al construir episodios increíbles con el saxofón, y además saber ser una guía experta en cada unas de las piezas del disco, apartándose, dejando que cada músico destaque, pero manteniendo la batuta melódica de su lado.

Cada disco termina de forma épica, en una trilogía compuesta por The Plan, The Glorious Tale y The Historic Repetition, partes de un producto integro, desarrollando un proceso cíclico, que termina siendo unificado en una esquizofrenia melódica, a una calma y una retrospectiva del desarrollo del jazz.

Askim



Re Run



The Message



Escrito por: Pablo Luis Duarte

Twitter: @pabludu

-PUNCHLINNAZ- Every joke's got one.

Comentarios