Terrace Martin - Velvet Portraits



Con seguridad, To Pimp a Butterfly es uno de los álbumes más honestos y sentidos del hip hop e inclusive de la música contemporánea.

El genio detrás de esta obra maestra, deja en evidencia la propagación de un mensaje afianzado y de alguna manera mantenido en silencio en distintas facetas de la sociedad norteamericana.

Kendrick Lamar, sencillamente muestra uno de los discos más originales de los últimos tiempos, producto no solo de su mente, ahondando en eso de que nada es nuevo, todo es procesado para crear algo mejor, y construido en base a otras grandes producciones añejas y recientes que forman parte de un conglomerado de ambientes musicales que adquieren fuerza sumados, y independientes unos de otros.

Poco a poco vamos reconociendo las influencias de Kendrick, quien desde ritmos antiguos, se vinculo con un Kamasi Washington quien presento un increíble álbum triple el año pasado, hasta el álbum más reciente de Terrace Martin, tema en cuestión de esta reseña. Ambas producciones representan algunas de esas nuevas voces que están aportando las nuevas gamas de sonidos en la cultura norteamericana.

Martin presenta una producción que cumple cabalmente con lo críptico del nombre de su disco, una serie de retratos de terciopelos (Velvet Portraits), enmarcados bajo un virtuosismo que recuerda a grandes como Herbie Hancock, Miles Davis, Quince Jones, y a la vez refleja la independencia de un artista que emerge único entre estás.

El artista nos ofrece distintos retratos musicales que involucran el desarrollo de la evolución musical, determinados por lo mejor del jazz y R&B de los años sesenta en adelante, marcados por la destreza del manejo de esas tinturas de funk, con mucha fuerza instrumental y vocal.

El sonido de Velvet Portraits se vuelve tan evocativo y relajado, con un sonido incluso más familiar a sus discos previos, posiblemente gracias la amalgama y sinergia de músicos que integran la línea orquestal, integrada por las vocales de Lalah Hathaway, Tone Trezure, la batería de Curly Martin (padre del músico), e incluso la participación de Washington, Robert Glasper, Thundercat, entre otros.

Martin, se vincula desde sus distintas aproximaciones profesionales, como saxofonista, productor y mc, con conocimiento pleno del hip hop del lado oeste de Estados Unidos, del jazz de Davis, Hancock, y el detalle de producción de Jones y George Clinton.

Velvet Portraits es la primera muestra que nos presenta la disquera Sounds of Crenshaw de Los Ángeles, fundada por Martin, que con esta producción realiza una banda sonora dedicada a la ciudad.

Martin logra retratar esa influencia que logro en el trabajo de Lamar, sentidos en sus dos últimas producciones To Pimp a Butterfly y untitled and unmastered, demostrando el poderoso papel que logro en la nostalgia evocada por el mc.

No por ende, cierra con una exploración de doce minutos de la pieza de Lamar Mortal Man, agregando un sonido más teatral, enfático en las orquestas y profundizando en las tinturas que nos presentara en el futuro.



Escrito por: Pablo Luis Duarte

Twitter: @pabludu

-PUNCHLINNAZ- Every joke's got one.


Comentarios