Havoc & The Alchemist – The Silent Partner


Formula vieja pero necesaria, The Silent Partner reafirma una antigua alianza entre The Alchemist y el Master Mind Havoc del grupo Mobb Deep bajo el sello de Baby Grande.

Era obvio que después del proyecto Albert Einstein, entre Prodigy y The Alchemist  en el 2014, surgiera grandes motivos del  productor de California en completar otra zafra musical con la dupla de Queens.

Hablamos aquí de dos décadas de Hip-Hop, dos constructores de ritmos con casi los mismos gustos y códigos a la hora de hacer rap. El nombre de The Silent Partner puede indicar que los verdaderos gangsters hacen sus movidas en sigilo, o es una forma de definir a Havoc como alguien de perfil sombrío a la hora del ataque.

El disco está compuesto por once canciones que no van más allá de la revelación, es un trabajo más de aporte y continuidad en el juego del rap; una contribución de líricas violentas de Havoc donde destroza toda conciencia con balas verbales y jerga sucia, vida de maleante bien estructurada que lo acompaña ese sonido macabro que adapta Alchemist en cada instrumental.

Inicio impecable, Impose my will nos hace recordar por qué Mobb Deep es uno de los grupos más brutales del Hip-Hop y punto.

Havoc nos acerca a su condición de referente musical con frases como “My Passport tatted, every song a cinema with a new line” y  un poco al hardcore con coros fuera de tonos en el tema Out the Frame, donde Alchemist pone un ritmo angelical, mientras que Havoc deja frío en el suelo a más de uno y colecta su ganancia.

Otro tema que eleva el nivel de ambos es Seize Power,  cuya base posee atmósfera increíble y pone a Havoc a rapear como el propio lince y sin tomar prisioneros.

“Speak my mind, never bite my tonge. That shit it´s for cowards”
-Havoc-

Otra fascinación es Just being me, un corvette a 88-90 bpm de velocidad y Havoc desplazándose con irreverencia y arrogancia como nos gusta verlo, para después Alchemist bajar el tempo como a 80 bpm para bajar la intensidad y dejar con más ganas de más speed.

Importante acotar las colaboraciones de alto rango con la infaltable malicia de Prodigy, un malabarista de la palabra como lo es Method Man y un zorro viejo como Cormega. Cada uno ofrece un condimente necesario en los temas donde participan y dan un valor agregado al disco.

Sin mucho apuro, The Silente Partner es un disco bastante orgánico y asimilable, vale la pena escucharlo varias veces y entender la naturaleza de un rap con mucha tradición.



Escrito por: Ballah Moalim

Twitter: @Ballahtonic

-PUNCHLINNAZ- Every joke's got one.

Comentarios