Mick Jenkins – The Healing Component


Mick Jenkins puede ser considerado como un profeta de las realidades contemporáneas, y realidades alternativas.

En distintas oportunidades, plantea versiones paralelas al entorno que no necesariamente están vinculadas a un futuro, presente o pasado, solo son esquemas que nos ilustran tejidos donde están más claras las diferencias obvias de este nuestro presente. Jenkins deja mensajes claros que irradian todo esto, sin tanta hipocresía, ni significados crípticos.

Con proyectos como The Water[s] y Wave[s] Jenkins se ha venido perfilando como un narrador exhaustivo, con una voz profunda conjugada a sonidos alusivos a los escenarios distópicos en que embarca al escucha.

Ahora con The Healing Component (THC), se vuelca en un disco temático más ambicioso, que tiene como objetivo traer amor al mundo a través del agua, de la marihuana, de la verdad, entre otros.

THC, primer disco del músico de Chicago, es una obra que viene anunciando desde hace bastante tiempo, mientras nos presentaba sendos Eps que sirvieron de contexto a esta tesis final.

THC pareciera, en un sentido obvio, ser una alusión directa al componente a la marihuana, tema recurrente en sus presentaciones anteriores, sin embargo es un acrónimo que significa The Healing Component y que ilustra una obsesión del artista a buscar una salvación a la humanidad.

A la lejanía o cercanía de la distópia, Jenkins en quince canciones habla de la inquietud del presente, donde se exhiben en la actualidad situaciones barbarás desde los puntos de vista de artistas jóvenes que hablan de su aproximación a temas como la muerte, el futuro, la vida.

Desde el principio del disco, el ambiente se torna cálido gracias al uso del elemento entrevista para situar al escucha en esa intimidad de un confesionario que poco a poco se va tornando en cacnión.

Sin duda es un gran arquitecto de metáforas, cuyo final no es aleatorio o responde a fines estéticos, cada componente, utilicemos el código de Jenkins, tiene un sentido holístico que nos lleva a comprender ese fin último de convencer al escucha que la salvación puede ser a través de la música.

Pareciera ser que Chicago es la cuna de no solo algunos de los mejores discos y artistas del año, también de las temáticas más profundas, y esto es en parte gracias a las situaciones adversas que viene viviendo esta locación.

Jenkins logra un disco orgánico y maquetado con mucha naturalidad gracias al acompañamiento de Rascal, THEMpeople, Sango, Atu, BadBadNotGood, Kaytranada, IAMNOBODI, en la producción, artistas usuales y nuevos que se suman también a theMIND, Ravyn Lenae, J-Stock, Noname, Xavier Omar y Michael Anthony en los featuring.

Tengo que hacer necesariamente referencia a la presencia de BadBadNotGood, conjunto canadiense con quien Jenkins compartió en su última producción IV, y de Noname, quien además de presentar uno de los mejores discos del año, es una usual invitada en sus producciones, y juntos han venido estableciendo el sonido de Chicago como uno de los más importantes en la actualidad.



Escrito por: Pablo Luis Duarte

Twitter: @pabludu

-PUNCHLINNAZ- Every joke's got one.

Comentarios