J.I.D. - The Never Story


El año pasado, a pesar de la gran cantidad de excelentes discos que fueron presentados, el que más me sorprendió fue el lanzamiento Too High to Riot, de Bas.

Este disco, compite fácilmente con algunos de las presentaciones de los llamados pesos pesados de ese año, siendo evidentemente obviado por una industria que premia a lo conocido y teme muchas veces a lo nuevo.

Bas forma parte de un staff de intérpretes signados por la originalidad y la autenticidad de la disquera Dreamville, casa curada por J. Cole. Esta casa que se ha convertido en una de las productoras más importantes de la contemporaneidad. Dreamville dejo de ser una promesa hace mucho tiempo, para convertirse en una realidad.

Este preludio es para hablar de la importancia del papel de J. Cole como explorador de gemas en distintos parajes del under norteamericano, lugar de donde saco a su nueva promesa J.I.D.

Luego de escuchar The Never Story parece inclusive injusto hablar de J.I.D. como una promesa, debido a la madurez que presenta el músico de Atlanta luego de su mixtape del 2015 DiCaprio.

Desviándonos un poco del tema, entendemos que supuestamente J. Cole fue uno de las primeras personas que vio el potencial de Kendrick Lamar cuando era un artista que se presentaba en locales under e iba adquiriendo un nombre propio. Ya todos sabemos que paso luego, y bien es sabido que Cole seguramente se arrepintió en su momento de no tomar la iniciativa de firmarlo.

Luego de este hecho, posiblemente J. Cole se haya aventurado a buscar artistas que generaran ese mismo efecto que logro Lamar, y por ende ha firmado unos cuantos que han representando esa misma idea que ha construido en su carrera, determinada por discursos propios, orgánicos y coherentes..

J.I.D.
forma parte de este grupo, un artista que con The Never Story logra exitosamente esa amalgama entre la sabiduría lirica y la musical, asociándose a pares que logran que este disco brille con luz propia.

Nacido en Atlanta, Georgia, es considerado por muchos como una de las voces jóvenes más representativas, idea que inclusive abarca en el disco cuando reniega a que lo consideren como una promesa por entender que como sucedió con Lamar esto significa el desestimar la continua labor que músicos del under vienen realizando desde hace mucho tiempo.

J.I.D logra una voz propia, una voz que podría ser originada desde vértices como Lamar, Isaiah Rashad, y Anderson .Paak, entre otros pero que a su vez logra transformar en suya en un juego narrativo y verbal que lo hace diferenciarse del resto, e incluso de los mismos artistas de Dreamville.

Miembro del colectivo The Spillage Village Collective, J.I.D. construye en The Never Story un álbum personal que explora el temprano desarrollo de un artista que logra sabiamente realizar reminiscencias de su infancia, su familia, de la importancia de la lealtad, con mucha madurez y versatilidad lirica.

En The Never Story comparte con otros artistas como 6lack, Mereba, y EarthGang (este grupo inclusive formo parte de su primer mixtape), y cuenta con la producción de SMKA, Childish Major, y J.Cole, quien recibe distintos llamados de J.I.D. como una especie de entenderlo como una influencia en su música y carrera.

El poder narrativo de J.I.D. es acompañado por una base rítmica compuesta por R&B, trap, soul, y un poco de boom bap en una versatilidad que le da mayor autenticidad.

El séptimo artista de Dreamville, junto a Ari Lennox, Bas, Cozz, Lute, Omen, y Cole, extiende la base de la casa de New York, Los Angeles, North Carolina y ahora en Atlanta, cementando sus pasos como una de las disqueras más importantes y uno de los modelos de negocio más representativos en la actualidad.





Escrito por: Pablo Luis Duarte

Twitter: @pabludu

-PUNCHLINNAZ- Every joke's got one.

Comentarios